To Becario or not to Becario

Archive for the ‘Viajes’ Category

30 horas para llegar a Estocolmo (VII)

Posted by cobak en 11 diciembre, 2007

Dejamos a la alcoholizada muchacha, más o menos a salvo de los bancos de piedra. El taquillero de la estación, un hindú con cara de pocos amigos y muchas novias, hace gestos parecidos a cuando se tira la basura, por la cara de asco y por el poco interés en la conservación física del bulto. Y es que en estos momentos la chica es poco más que eso, un bulto o maleta, que zarandeamos de un lado a otro, discutiendo sobre que hacer. El chico tiene sueño, yo no se dónde estoy y no tengo ni idea de hacia donde debo ir, excepto la referencia del citado “globen”. Y al hindú parece esperarle algo muy ameno en casa porque tiene más prisa por largarse que nosotros dos.

Al final, conseguimos meter a la chica en un taxi, después de un par de hostias y un cubo de agua encima. El taxista es bastante amable, y dice que el se encarga. Esto en España me parecería algo surrealista, un especie de sueño bastante improbable, por no decir imposible o más bien utópico.

hotel globenMe despido de la tropa que he conocido esa noche, preguntándoles primero si hay alguna manera más rápida de llegar a mi hotel. El hindú dice que adiós y el otro chico me comenta algo sobre un bus, pero que no tiene ni idea de si pasan todavía ni a dónde van. Este chico parece especializado en informaciones inútiles. Me cae cada vez mejor. Por no ser descortés, me acerco a la parada del autobús, le pregunto a una señora.

– ¿Sabe de algún bus que lleve cerca del hotel globen?

– … Yo que tu cogía ese.

– Es un taxi.

– Sí, lo se.

– Gracias.

Efectivamente, el taxi me llevo por fin a la 1 de la madrugada y unas cuantas coronas más, al puto hotel de marras. A dormir. Mañana será otro día. Por suerte.

Anuncios

Posted in Viajes | 2 Comments »

30 horas para llegar a Estocolmo (VI)

Posted by cobak en 22 noviembre, 2007

Metro estocolmoLlegamos a la T-centralen a 200 km/h como si anduviese por el pasillo de mi casa. El tren apenas se mueve y yo cacareo inglés a la pobre chica arrepentida de haberme vendido los billetes. Debe pensar cuanto dinero tendría que haberle pagado para que le saliera a cuenta el viaje que le estoy dando. Por suerte para ella la travesía dura apenas veinte minutos. Extrañamente al despedirnos, ella sonríe, como si mi presencia no hubiera sido un calvario inaguantable, casi como si mi compañía le resultara agradable…

Mi brutal cobardía y baja autoestima me permiten sólo decirle un triste “espero verte por aquí”, que en una ciudad de aproximadamente un millón de habitantes es una probabilidad que limita con el 0. En vez de un “porque no nos vemos para tomar un bocadillo de anchoas, que el café esta muy visto” y pedirle alguna reseña con la que encontrarla, dije un escueto “bye”. ¡Toma labia!

Me dirijo al metro para intentar llegar al “Quality Hotel Globe” que está dentro del mismo Globen Arena. un hotel pijillo en el que pasar la primera noche. Para mi desgracia el primer sueco que me hace caso y me indica en qué parada bajarme, resulta ser un graciosillo que alegremente obvia mis necesidades y me señala la siguiente.

Me doy cuenta de su error en cuanto veo alejarse el majestuoso globo a dónde se supone que voy y para mi regocijo, justo cuando llego a la estación sale un tren en sentido contrario al que no llego a subirme. Entonces es cuando empiezo a partirme la caja pero mi risa queda interrumpida por una voz metálica. Algo así como:

– kjasdfñiaowe tunnelbanna ñiwoeñfio mod afj ijfeawofiojwosdiflkjfñeawoijf ejañwoifaw

La gente se aparta un poco cuando les pregunto por el jeroglífico. Me han visto reírme sólo y evidentemente piensan que soy una especie de loco fugado. Un joven me traduce que la megafonía ha anunciado el cierre de la estación. Y que por tanto, esos eran los dos últimos trenes que salían de allí. Casi me caigo al suelo de la risa cuando me lo cuenta. El pobre chaval alucina mientras me río incontrolado, maníaco, y de repente oímos un ruido sordo.

Diez metros por detrás una mujer de unos 30 años completamente borracha intenta levantarse después de haber mascado parte de un banco de piedra. Imagino que le ha gustado el sabor, porque insiste en lamer el repositorio de culos. Una y otra vez sus diente rechinan contra la piedra del asiento, probablemente arrancando virutas de arenisca de ambas superficies de contacto, la piedra y el diente. El chico que me dio la buena nueva se da la vuelta y empieza a marcharse. Lo cojo del brazo y le digo.

– Ni hablar! Tú me ayudas con esta tipa.

– ¿Porque? No la conozco de nada

– Porque sólo quedamos tu y yo. Y si la cojo yo sólo, con el día tan alegre que llevo, como poco me vomita encima.

– Pues avisemos al de la estación y que se ocupe él.

– ¡Que solidaridad!

– Está bien…

Posted in Viajes | 6 Comments »

30 horas para llegar a Estocolmo (V)

Posted by cobak en 13 noviembre, 2007

Arlanda express24:00

Al llegar ya es lo suficientemente tarde para que ninguna de las casas de cambio esté abierta, y nadie de por allí sabe decirme dónde cambiar moneda. Por suerte, mucha suerte, mi ex-compañera de trabajo lleva dinero de sobra y me cambia un poco por unos ya inservibles euros. Si he de decir la verdad, sin la ayuda de ese par de ángeles, él moreno y ella pelirroja, hubiera deambulado por el aeropuerto como alma en pena.

Me despido de mis mecenas alados, ellos cogerán un autobús hacia Estocolmo que les deja mejor que el Arlanda Express, el tren de alta velocidad que lleva directamente al centro de la ciudad, justo a la T-centralen. Decido coger el tren, pero justo cuando me pongo en la cola una joven morena de pelo largo y mechas rojas se me acerca y me pregunta:

(conversación traducida, más o menos lo que yo entendí y quise decir)

– ¿Quieres comprar un billete?

– Sí, es la cola para comprar los billetes.

– No, que si quieres un billete. A mi me sobran.

– ¿Y eso?

– He comprado de más por equivocación.

Una pareja de personas mayores se acerca. La chica se acerca al hombre de pelo blanco y le ofrece dos billetes por un poco menos del dinero que vale en la taquilla, mientras le explica la misma historia. El tío gordo y sudoroso pasa de ella de malos modos, seguro que es alemán. Entonces me doy cuenta de que la chica realmente está desesperada, y me decido.

– Yo te compro un billete.

– Ah sí? Gracias! No es un timo. Yo también voy a ir en el tren.

– Sé que no me engañas, se te nota en la cara.

– Gracias, de verdad. No me sobra el dinero.

– De nada. Por cierto, ¿por dónde se va al tren?

– Hay un ascensor. Ven, bajaré contigo… ¿Eres holandés?

– No. De Barcelona… ¿Parezco holandés?

– Sí.

Posted in Viajes | 7 Comments »

30 horas para llegar a Estocolmo (IV)

Posted by cobak en 30 octubre, 2007

gamla stan

17:00

Sorprendido, encuentro a una antigua compañera de trabajo y su novio que viajan, casualmente, en mi mismo vuelo. Por ellos me entero de que no tengo un duro en moneda sueca, y que a la hora que llegaremos no me cambiarán ni la calderilla, que por los euros aparte de una mirada asesina, me darán como mucho la espalda, y que no tengo ni puta idea de dónde está el hotel de la primera noche ni el apartamento de las restantes.

Ellos se apartan ligeramente, con una media sonrisa en la boca, mientras yo río a carcajada limpia. El resto del pasaje me mira y me ajusticia como loco, energúmeno, borracho o alguna lindeza más.

Subimos al avión y yo caigo en profundo sueño fruto del cansancio, y la cosa acaba de empezar. No tengo ganas ni de hablar con alguna linda azafata. Estoy agotado y duermo todo el viaje. Despierto en cuando aterrizamos en el aeropuerto de Arlanda.

Posted in Viajes | 1 Comment »

30 horas para llegar a Estocolmo (III)

Posted by cobak en 19 octubre, 2007

16:00 En el aeropuerto:

En la cola para el embarque, me doy cuenta de que la mayoría de suecos que viajan en mi mismo vuelo, son como poco, muy superiores a mi. Son más rubios, más altos y hablan todos mucho mejor inglés. Pienso en teñirme de moreno, hacerme una alargamiento de peroné o en sacar el churro a pasear y ver si aún puedo ganar en algo.

Tengo la tarjeta. Sigo a un grupo de rubias mientras les pregunto de dónde son. Son suecas, pero viajan a Finlandia. 10 minutos perdidos y curiosamente en dirección contraria. Recupero el rumbo y busco la puerta asignada. 28B. Está en los sótanos. Es esa parte del aeropuerto de Barcelona donde cambia la ciudad cosmopolita por el mercado marroquí. Arriba la gente habla por el móvil y se conecta con su portátil por el Wi-fi y envía correos, presentaciones millonarias y porno. Abajo puedes cambiar una cabra por gallinas y pagar 10 rupias por una mamada.

En la puerta de embarque 28B veo un magnifico cartel: “Madrid”. En la cola, a cambio de suecas hay castizos. Pienso que quizá el diablo ha empezado su reconquista con la peor de las torturas, o pudiera ser que hayan cambiado la puerta que en realidad me toca. Esperanzado por que sea la segunda opción, miro esas maravillosas pantallas de información, donde efectivamente, mi puerta de embarque ahora esta en la parte VIP. Puerta 25.

Estoy sudando como un pollo después de tanto trajín. Empiezo a añorar los puentes, las rubias y el frío nórdico.

Posted in Viajes | Leave a Comment »

30 horas para llegar a Estocolmo (II)

Posted by cobak en 17 octubre, 2007

Restaurante de Estocolmo24:00 Conversación familiar:

– Debes ir. Será una experiencia enriquecedora y seguro que no te arrepentirás.

– Ya… enriquecedora como sobrevivir a un accidente de avión o que te den una patada en las pelotas.

– ¿Entonces?

– Sí. Qué diablos. Busco un hotel para las 9 noches y me lanzo (Al río). Y sino, debajo de un puente, que estamos en verano y muy puta no será el tiempo. Dicen que hay poca noche en esta época, digo yo que también se dormirá poco.

– Me alegro. Bien hecho. Estás tomando la decisión correcta.

-… Ni que fuera a donar un riñón.

Dia D: 12:00

Sólo hemos encontrado un pequeño apartamento para las últimas 8 noches, por lo que la primera me la pasaré en un hotel, más caro, y algo más céntrico, para al día siguiente ir al culo de Estocolmo a un mini-apartamento, que al parecer tiene cocina. Lo que significa que después de 4 horas de viaje, cuando llegue allí a eso de las diez, tendré que ponerme a buscar un hotel en el que apenas dormiré un rato porque seguro que me echan. Empiezo a plantearme lo del puente.

Posted in Viajes | Leave a Comment »

30 horas para llegar a Estocolmo (I)

Posted by cobak en 11 octubre, 2007

22:00 Me llaman por teléfono:

– ¡Gano el guarro con que guarro!

– Primo, que soy yo.

– ¡Ese primo! ¿Estas listo para el advenimiento de un recién soltero? ¡Van a enterarse las suecas de lo que es un español y no esas nenazas de Jesús Lopez Vazquez y compañia!

– Por eso te llamo, primo. Tengo problemas con la novia, estoy muy mal y ahora mismo no puedo ni volver al piso. No creo que aguante aquí. He decidido volver a Málaga en el primer avión que encuentre.

– Joder. ¿Pero tu estás bien?

– No. Estoy hundido.

– Yo llego mañana. Cogemos hotel o lo que sea y con los días seguro que lo arreglas.

– No puedo. Voy ya al aeropuerto. Te devolveré el dinero del billete que tenías.

– Tranquilo, primo. Eso es lo de menos.

(Empieza el viaje de puta madre)

Posted in Viajes | 3 Comments »